Muy importante: aprendamos a desaprender

Los tiempos continuarán cambiando, es un hecho. Los inconvenientes surgirán constantemente y siempre necesitaremos crecer y prosperar en el entorno actual. La capacidad de cuestionamiento y la facilidad de encontrar respuestas ante un mundo en constante evolución, radica indudablemente en las prácticas de desaprendizaje y reaprendizaje. Muy importante: aprendamos a desaprender.

Desaprender se ha convertido en una habilidad importante

El ritmo del cambio empresarial se ha intensificado dramáticamente ahora. Ya que casi el 70% de los ejecutivos están de acuerdo en que su industria cambiará más en los próximos cinco años, que en los cincuenta anteriores. Por lo tanto, las organizaciones están buscando personas que puedan adaptarse con agilidad a las condiciones cambiantes del mercado.

Desaprender puede ayudarnos a evitar desequilibrios en el conjunto de habilidades, reducir errores repetitivos y permitir un desarrollo ascendente. Aprender, en el sentido que aquí comprendemos, significa desaprender del pasado, aprender de él y abrirse a las habilidades de reaprendizaje para equiparse para el futuro.

En su libro, The Fifth Discipline, Peter Senge Presidente fundador de SOL, Society of Organizational Learning y profesor titular de Sloan School of Management MIT. Es cofundador de la Academia para el Cambio Sistémico. Él habla de una “organización del aprendizaje”, asegura que la clave del crecimiento, en todos los niveles, es el conocimiento continuo tanto individual como colectivo. Reconoce que, en situaciones de cambio a los que hay que adaptarse rápido, solo sobresaldrán aquellas personas que sean flexibles, adaptables y productivas.

Desacelerarse para observar resultados

A través del condicionamiento social y personal, la educación y la experiencia laboral, caemos en un ritmo de funcionamiento. La rutina se arraiga en la práctica constante sin fomentar cambios. De hecho, no solo las personas, sino también las empresas y organizaciones caen en la repetición de prácticas que ayudan a tener éxito, hasta cierto punto.

Con el tiempo, la principal preocupación, tanto para las personas como para las organizaciones, es desacelerarse para observar resultados. A medida que los sistemas sociales, económicos y digitales cambian rápida y continuamente, también lo hacen los procesos que ejecutan estos sistemas. Como consecuencia, los conocimientos antiguos se vuelven obsoletos y deben reemplazarse. Para manejar un nuevo conocimiento, primero hay que desaprender.

¿Qué es desaprender?

Es el acto de eliminar una práctica habitual. Esa que podemos hacer con los ojos cerrados porque la conocemos como la palma de nuestra mano. Pero ahora es necesario reemplazarla. Desaprender es una herramienta muy útil si queremos mantenernos al día con las transformaciones que ocurren en todas las esferas de la vida.

¿Qué sucede cuando nos negamos a desaprender?

Es cierto que los sistemas en los que hemos confiado profundamente durante años ahora están evolucionando a un ritmo vertiginoso. Mantenerse al día con ellos puede ser un desafío, pero negarse a abordar esta evolución puede amenazar el crecimiento e incluso la supervivencia.

Aprender a desaprender requiere enfocar nuestra energía en limitar o detener nuestro uso y dependencia de medios más antiguos y obsoletos para alcanzar una meta. Un cambio repentino puede desequilibrarnos.

Puede interesarte leer: Guía para ayudarte a navegar el cambio de carrera que necesitas 

¿Cuáles son los pasos para desaprender?

Desaprender, como aprender, es un proceso extenso. Requiere agilidad mental y paciencia. Incluso puede parecer un poco desalentador. Tener que acomodar el conocimiento renovado y, al mismo tiempo, dejar de lado el conocimiento antiguo puede ser una actividad exigente. Por lo tanto, al aprender a desaprender, es crucial vigilar el objetivo final, el crecimiento.

Acelera tu carrera con el programa adecuado

Comparte tus datos con nosotros y permite que nuestros asesores te guíen hacia la excelencia

Primer paso: la aceptación

Tenemos que reconocer que los modelos, sistemas y procesos que han funcionado hasta ahora ya no logran los mismos resultados. Aprender a desaprender requiere admitir que lo que una vez conocimos y seguimos, ya no es lo suficientemente efectivo, rápido, dinámico o útil. Es una indicación para comenzar de nuevo el proceso de aprendizaje si queremos salir adelante en el juego.

Segundo paso: encontrar fuentes de aprendizaje y reaprendizaje

Una vez que se ha eliminado un proceso habitual, debe ser reemplazado por conocimientos renovados. Fomentar nuestra curiosidad puede ser clave a la hora de intentar reaprender. A medida que se nos abren nuevas puertas, también podemos encontrar mejores perspectivas para mirar viejos problemas. Esto puede ayudarnos a abrirnos a la experimentación y la exploración al reaprender.

Tercer paso: estar abierto a nuevas experiencias y conocimientos

A medida que reconocemos los patrones en los que nos involucramos, necesitamos encontrar formas de romperlos. Deseamos poner fin a los patrones de pensamiento existentes y centrarnos únicamente en los nuevos que estamos tratando de asimilar en nuestra conciencia.

Este paso requiere una dedicación para aprender a desaprender permitiendo que el reaprendizaje ocurra en su lugar. Requiere la práctica de sumergirnos en lo nuevo para eliminar por completo las viejas formas de pensar y hacer.

Cómo desaprender y reaprender continuamente para crecer

Desaprender y reaprender requiere que cambiemos y desafiemos nuestras propias creencias, hábitos y zonas de confort. Reconocer y resolver la resistencia interna puede ayudarnos a superar el miedo a lo nuevo.

El futuro es una imagen aún no enfocada desde donde estamos parados. Pero lo que está bastante claro es que los procesos y sistemas que nos trajeron aquí no pueden sostenernos más allá de hoy.

Aprender a desaprender da paso a mejores prácticas. Sin embargo, es crucial recordar que este conocimiento también cambiará. Esto requiere una preparación mental para volver a aprender. El ciclo continuo de desaprendizaje, aprendizaje y reaprendizaje puede ayudarnos a pisar aguas desconocidas con éxito. En última instancia, es una cuestión de cuáles son nuestros objetivos. Si quieren sostenerse, mantenerse estables y crecer a pesar de las circunstancias cambiantes del mundo, la clave es desaprender y reaprender.

Mantenerse al día con el cambio

Si estás buscando cursos en línea para tomar una nueva dirección, consulta el portafolio de Emeritus hoy. Aprende en línea en las prestigiosas universidades del mundo y con sus mejores profesores.

Otros Artículos

EIM LEARNING Todos los derechos reservados 2023