¿Cómo desarrollar la presencia ejecutiva?

Curiosamente, Forbes describe la presencia ejecutiva como una habilidad. De entre las muchas que tenemos que desarrollar para destacarnos en el trabajo. Y no como un rasgo de la personalidad. ¿Cómo desarrollar la presencia ejecutiva? La presencia ejecutiva, como el liderazgo, no depende del temperamento o calidad humana. Es una habilidad que se puede aprender y debe cultivarse para convertirse en una segunda naturaleza. Pero cómo se aprende a tener presencia ejecutiva.

Estos son algunos pasos útiles:

1: Articula tu visión e ideas claramente

La mayoría de las grandes ideas mueren trágicamente en ausencia de una oportunidad y presentación de proyecto convincente. Puede que tengas una gran idea, pero debes transmitirla a tus compañeros y equipo de la manera más precisa posible. Sólo entonces tu idea verá la luz del día. Que nada se pierda en la interpretación. Muchas ideas de cosas que están en el mercado ni siquiera son tan buenas como la que tú tienes en mente. Sin embargo, consiguieron su lugar por haber sido bien presentadas. Comprende claramente lo que quieres transmitir, dilo en pocas palabras.

2: Usa el tiempo como arma

Los ejecutivos de C-suite siempre tienen poco tiempo. Por lo tanto, la brevedad del pensamiento es muy importante. Aprende a sintetizar, no te vuelvas repetitivo. En la mayoría de las reuniones de alto nivel, tienes cinco minutos o menos para convencer a la sala de que tu idea es relevante. La rapidez con la que convences a la gente de ver valor en algo es una gran parte de la presencia ejecutiva. Recuerda el icónico elevator pitch de Guy Kawasaki.

3: Operar eficazmente en situaciones de alto estrés

Muchas personas pueden elaborar un plan de negocios cuando el mercado es favorable y han tenido mucho tiempo para investigar. Pero solo las personas con gran presencia ejecutiva pueden idear un gran plan incluso en situaciones de crisis como recesiones o pandemias. Qué tan efectivo eres en una situación estresante es una marca de tu presencia de liderazgo. Y ¿qué tan bueno eres para motivar a tu equipo para seguir animosamente en escenarios desalentadores o estresantes? Se vuelve indispensable no perder de lavista la meta que quieren alcanzar juntos.

4: Conócete a ti mismo y a tu estilo de liderazgo

No hay una manera establecida de ser un líder. De hecho, hay muchos tipos de liderazgo diferentes. Como líder, debes saber que eres único y traer esa novedad a la mesa como un valor agregado: una idea brillante en manos de alguien que puede llevarla a cabo. El conocimiento de tus fortalezas y debilidades es el primer paso para convertirte en un ejecutivo eficaz y ganar esa posición ante tu equipo.

5: Sé consciente de cómo te perciben

Si bien el autoconocimiento te dará confianza, es igualmente importante saber cómo te ven las personas. Un líder que no tiene el dedo en el pulso del equipo/empresa o que desconoce su reputación está desconectado de la realidad.

6: Usa tu lenguaje corporal como una herramienta

¿Te golpeas los dedos cuando estás estresado? ¿Cambia el ritmo de tu respiración cuando te comprometes demasiado? Tu lenguaje corporal puede revelar lo que no revelas con tus palabras. Y ten la seguridad de que la gente lo notará. Por lo tanto, entrena a tu cuerpo y mente para que tu lenguaje corporal no tenga contradicciones con lo que quieres expresar, que sienta calma.

7: Invierte en ti mismo

La mayoría de nosotros no sabemos funcionar con tranquilidad en un momento de crisis. O se nos dificulta hablar articuladamente cuando nos despertamos por la mañana. Estas son habilidades que tienen que ser aprendidas. La forma preferida de hacerlo es invertir en ti mismo.

Estudia para ser un líder y construye una presencia ejecutiva. Puedes elegir entre una variedad de programas de liderazgo en línea. Pero, si estás buscando algo específico, consulta nuestro portafolio.

La mayoría de los líderes son aprendices de por vida. Y eso es lo que les da la confianza que necesitan para tener una gran presencia ejecutiva. Por lo tanto, comprométete con el aprendizaje permanente si aspiras a lograr esa confianza.

También puedes explorar el programa Presencia e Influencia Ejecutiva: Desarrollo del Liderazgo Persuasivo, de Wharton Executive Education.

Nunca te detengas, sigue leyendo: Aprende a lo largo de toda la vida

EIM LEARNING Todos los derechos reservados 2023