¿Cómo cambiar tu trayectoria profesional con la educación online?

Un ingeniero de la Marina norteamericana que se convirtió en fundador de una start-up junto con un trabajador de un almacén, que se especializó como desarrollador web, nos muestran el impacto que los programas online tuvieron en su crecimiento profesional.

Branden Doyle y Muhammad Raza utilizaron programas de educación en línea para mejorar sus carreras y dirigirlas hacia los nuevos roles que venían anhelando para su trayectoria profesional.

 

Branden Doyle

En el mes de marzo de 2020, la pandemia de COVID-19 apenas comenzaba. El ingeniero nuclear naval y gerente de tecnología, Branden Doyle, tenía una misión que parecía imposible: mantener la salud y seguridad del equipo en los submarinos y portaaviones de la Marina de los EE. UU. “Teníamos muchos trabajadores críticos que trabajaban en espacios reducidos”, dijo Branden. “Obviamente, había un gran temor por el hecho de que se quedaban allí cuando otros compañeros comenzaban a trabajar de forma remota”.

Branden reunió a un pequeño equipo y rápidamente desarrolló una tecnología de luz ultravioleta que desinfectara las superficies. Desafortunadamente, el éxito de su producto coincidió con nuevos conocimientos sobre COVID-19, el virus se transmitió principalmente a través del aire.

Branden Doyle aprovechó su experiencia en la Marina y los aprendizajes de un programa online con Emeritus. Los pasos que dio determinaron su éxito.

Branden necesitaba tomar su conocimiento de la ciencia de la luz ultravioleta y crear un sistema que pudiera desinfectar el aire. Sintió que había una oportunidad para construir algo completamente nuevo y se puso en camino por su cuenta para conseguirlo. “Soy ingeniero. He realizado gestión de programas, dirección de personal, todo eso. Pero la realidad es que nunca había iniciado un startup”. Comenzó a buscar programas tradicionales de MBA, pero le preocupaba el tiempo que debía dedicar para obtener su título. “Y la realidad es que un MBA me va a enseñar cómo ser director ejecutivo de una gran empresa, no director ejecutivo de mi startup”.

Encontró un programa a la medida de sus necesidades en Emeritus y Wharton School de la Universidad de Pensilvania. El programa íntegramente en línea permitió a Branden, que vive en Seattle, concentrarse en desarrollar su negocio y, al mismo tiempo, adquirir las habilidades que necesitaba para hacer crecer su startup, como aprender a atraer inversionistas, por ejemplo.

Eligió el programa por su costo, la reputación de Wharton y la flexibilidad que ofrecía. Branden pudo completar su educación mientras terminaba su trabajo con la Marina, construía su prototipo y tenía éxito en su “trabajo principal” como padre de dos niños pequeños.

Uno de los beneficios de esos programas es la red de personas que conoces. “En realidad, hay dos personas que conocí ahí que ahora trabajan para la empresa como asesores y nos están ayudando a crecer.”

 

 Muhammad Raza

Branden no estaba solo en la búsqueda de algún programa en línea que mejorara su carrera y se adaptara a su estilo de vida. De hecho, la educación superior en línea ha ido en aumento durante años. Tres millones de estudiantes siguieron una educación superior en línea en 2019. Y Muhammad Raza, de 23 años, fue uno de ellos.

A Raza, como le gusta que le llamen, siempre le ha interesado la tecnología. Mientras estudiaba ciencia y psicología en la universidad, a menudo jugaba con HTML para cambiar colores o fuentes en sitios web. Pero nunca había pensado en dedicarse a la codificación como carrera. “Solía ​​pensar que los ingenieros de codificación o de software estaban en el nivel de Dios”, comentó Raza, “como si nadie pudiera tocarlos, a menos que tuviera algunos títulos en la materia, maestría o algo superior”.

Después de un año en la universidad, Raza se retiró para continuar con su preparación de ingeniería y luego trabajó en una serie de empleos que eran interesantes, pero no del todo satisfactorios. Estaba colaborando en un almacén de comercio electrónico cuando se encontró con un anuncio de Instagram de OpenClassrooms, que también recibió una inversión de CZI. Prometía una apertura para conseguir trabajo dentro de los seis meses posteriores a la finalización del programa en línea. Impresionado por la afirmación, Raza decidió intentarlo.

Muhammad Raza solía pensar que las carreras en el desarrollo de software eran inalcanzables, pero aprendió a través de sus cursos con OpenClassrooms que era capaz de conseguir un trabajo en el campo.

“Me veía a mí mismo trabajando en un almacén por el resto de mi vida, así que simplemente me convencí de dar el paso para poder tener una mejor carrera en tecnología, porque eso era algo que realmente me motivaba”, dijo.

Raza, que vive en el Reino Unido en Birmingham, pasó dos años trabajando en el equivalente europeo a una licenciatura con OpenClassrooms, mientras también trabajaba a tiempo completo. Los turnos de almacén de diez horas fueron agotadores y equilibrar sus cursos fue difícil, pero Raza lo logró a su propio ritmo.

“Esa es la flexibilidad que tienes”, comentó. “Puedes trabajar desde cualquier lugar y a tu ritmo. Eso es lo que necesitaba”.

Raza completó sus cursos en marzo de 2021, y ahora trabaja como desarrollador web junior. Él le da crédito a OpenClassrooms por su éxito, específicamente su aprendizaje práctico basado en proyectos, modelo de tutoría y entrenamiento profesional.

“Durante nuestras sesiones, mi asesor me motivó a buscar trabajo, porque no se trataba solo de los proyectos que estaba haciendo, sino de un desarrollo profesional muy práctico. Nos concentramos además en cómo convertirme en desarrollador, no solo de cómo escribir JavaScript”, dijo Raza.

Raza agregó: “El apoyo en la comunidad es excelente.”

 

La empresa

La empresa de Branden, Violett, se encuentra actualmente en una incubadora de startups en la Universidad de Washington y ya ha comenzado a vender su producto a centros de atención para personas mayores. Branden dice que el producto podría revolucionar los entornos de atención médica, los sistemas HVAC y la forma en que construimos edificios de oficinas.

“Esperas entrar a un lugar y estar seguro para respirar el aire. Eso es algo que solíamos tener”, dijo. “Ahora, queremos asegurarnos de que sea apropiado para nuestra salud antes de ir allí. Y entonces tenemos una gran oportunidad de realmente incorporar eso en nuestra forma de vida. Eso es lo que planeamos hacer”.

La Encuesta de Impacto Emeritus de 2021 y el Informe de Misión de OpenClassrooms de 2021 ofrecen información adicional sobre cómo las empresas están prestando servicios a estudiantes como Branden y Raza.

 

Wharton School

Fundada en 1881 como la primera escuela de negocios colegiada, Wharton School, de la Universidad de Pensilvania, es reconocida mundialmente por su liderazgo intelectual y su continua innovación en las principales disciplinas de la educación empresarial. Con una amplia comunidad global y uno de los cuerpos docentes de escuelas de negocios más publicados, Wharton crea valor económico y social en todo el mundo. La Escuela cuenta con 5,000 estudiantes de grado, MBA, MBA ejecutivo y doctorado; más de 13,000 participantes en programas de educación ejecutiva al año, y una potente red de exalumnos con 98,000 graduados. Con más de 50 programas en línea entre los que elegir, más de tres millones de alumnos de todo el mundo han accedido al portafolio de programas de Wharton Online, impartido por un equipo de profesores de categoría mundial.

 

Wharton y Emeritus

Wharton Executive Education colabora con el proveedor de educación en línea Emeritus para ofrecer una cartera de programas -de alto impacto y en línea- para profesionales de todo el mundo. Gracias a esta colaboración, podemos ofrecer un amplio acceso a los conocimientos de categoría mundial por los que es reconocida Wharton School, ahora en un entorno digital atractivo e interactivo